miércoles, 26 de noviembre de 2008

CUENTOS DE FÓRMULA

Son cuentos en los que nos interesa más la forma en que se narran y el efecto que tienen en el niño que el contenido. En estos tipos de cuentos se emplean muchos recursos estilísticos.



Existen tres tipos de cuentos de fórmula: cuentos mínimos, cuentos de nunca acabar y cuentos acumulativos.



CUENTOS MÍNIMOS



Son cuentos muy breves. En una frase se enuncia el personaje y la acción que realiza, y en la siguiente aparece la conclusión o desvaratamiento.


"Había una vez un pollito inglés que se fue a Francia y se volvió francés.
Este es el cuento de una ardilla,te lo cuento y se acaba enseguida.
Cuando los chinos de Chinano tienen nada que hacertiran piedras hacia arribay dicen que va a llover."





"Érase una vez una jirafa con dolor de muelas. La examinó un doctor y le dijo: "Sus muelas, señora Jirafa, sufren de vértigo; si no las llevara tan altas, no sucedería nada"."Pero yo soy como soy, ¿qué puedo hacer?", replicó la angustiada jirafa. "No se preocupe usted, tengo la solución", la tranquilizó el especialista: "Instalaré en su dentadura unos pequeños paracaídas, para que así, ni dientes ni muelas vuelvan a sufrir mal de altura". Así lo hizo aquel dentista tan imaginativo y la jirafa no volvió a tener nunca dolor de muelas."



CUENTOS DE NUNCA ACABAR



Proporcionan una información muy elemental y después formulan una pregunta que provoca una respuesta en el oyente, aunque esa respuesta nos es indiferente ya que el narrador comienza de nuevo diga lo que diga. Estos cuentos pueden durar hasta que el narrador se aburra, o hasta que el niño se enfade (cosa que suele pasar con estos cuentos, porque son una especie de broma).


EN UN CHARCO HABIA UNA MOSCA
"En un charco había una moscay con la mosca un mosquito,

si no te has enterado te lo cuento despacito.

En un charco había una moscay con la mosca un mosquito,

si no te has enterado te lo cuento más bajito.

En un charco había una moscay con la mosca un mosquito,

si no te has enterado te lo cuento rapidito... "


JOSÉ SE LLAMABA…
"José se llamaba el padre,

Josefa la mujer y al hijo que tuvieron

le pusieron José, se llamaba el padre,

Josefa la mujer..."Cursiva




POR UN ATAJO IBA UN VIEJO
"Por un atajo iba un viejo

más alegre que contento

en compañía de su perro

y contándome este cuento:

Por un atajo..."



CUENTOS ACUMULATIVOS



Son cuentos seriados y a menudo rimados que constituyen un ejercicio de memoria. Se van añadiendo elementos de manera que cada estrofa o párrafo contiene lo de los anteriores.




"Érase una vez un gallo muy presumido que recibió una invitación para ir a la boda del tío Perico. Kirico se vistió muy elegante para ir a la boda, se atusó las plumas y se dio brillo al pico.



Cuando iba por el camino se encontró con un gusanito y pensó comérselo. - Si pico y como el gusanito me mancho el pico. Y... si no pico me muero de hambre. Después de pensarlo un rato se lo comió, y el pico mucho se lo ensució.



Siguió caminando y llegó a un prado de fresca hierba y dirigiéndose a ella le dijo:

- Hierba, límpiame el pico, que voy a la boda del tío Perico.

- Te lo limpiaré si me dices dónde está el gusanito, contestó la hierba.

-No se, no se, que te lo diga alguien mas listo que yo

- ¡Gusano, gusanito! ¿Dónde estás que hoy no te he visto?, gritó la hierba.

Y el gusanito contestaba:

-¡En la barriga del gallo Kirico que va a la boda del tío Perico!

- Pues por mentiroso, límpiate tú solo el pico, le despidió la hierba.



Cabizbajo siguió su camino el gallo, cuando se encontró con una oveja.

- Oveja, cómete a la hierba que no quiso limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico, le pidió el gallo.

- Me la comeré si me dices dónde está el gusanito, contestó la oveja.

-No se, no se, que te lo diga alguien mas listo que yo, dijo el gallo

- ¡Gusano, gusanito! ¿Dónde estás que hoy no te he visto?, grito la oveja.

- ¡En la barriga del gallo Kirico que va a la boda del tío Perico!, contestó el gusanito.

- Pues por mentiroso, límpiate tú solo el pico, le despidió la oveja.



Prosiguió su viaje y se encontró con el lobo que estaba escondido detrás de unos matorrales.

- Lobo, come a la oveja que no quiso comer la hierba, que no quiso limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico, le pidió el gallo.

- La comeré si me dices dónde está el gusanito, contestó el lobo.

-No se, no se, que te lo diga alguien mas listo que yo, dijo el gallo

- ¡Gusano, gusanito! ¿Dónde estás que hoy no te he visto?, gritó el lobo.

- ¡En la barriga del gallo Kiriko que va a la boda del tío Perico!, contestó el gusanito.

- Pues por mentiroso, límpiate tú solo el pico. Y dándose media vuelta le dijo adiós con el rabo.



El gallo Kirico siguió andando y se tropezó en un recodo del camino con un palo.

- Palo, pega al lobo que no quiso comer la oveja, que no quiso comer la hierba, que no quiso limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico.

- Le pegaré si me dices dónde está el gusanito, le contestó el palo.

-No se, no se, que te lo diga alguien mas listo que yo, dijo el gallo

- ¡Gusano, gusanito! ¿Dónde estás que hoy no te he visto?, gritó el palo.

- ¡En la barriga del gallo Kirico que va a la boda del tío Perico!, contestó el gusanito.

- Pues por mentiroso, límpiate tú solo el pico, le despidió el palo.



Muy apenado y con el pico manchado, el gallo Kirico caminó..., cuando a lo lejos divisó fuego. Se acercó y le pidió:

- Fuego, quema al palo que no quiso pegar al lobo, que no quiso comer la oveja, que no quiso comer la hierba, que no quiso limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico.

- Lo quemaré si me dices dónde está el gusanito, chispeó el fuego.

-No se , no se , que te lo diga alguien mas listo que yo, dijo el gallo

- ¡Gusano, gusanito! ¿Dónde estás que hoy no te he visto?, preguntó el fuego.

- ¡En la barriga del gallo Kirico que va a la boda del tío Perico!, repitió el gusanito.

- Pues por mentiroso, límpiate tú solo el pico. Y el fuego siguió ardiendo con sus llamas de vivos colores.



Kirico se alejó moviendo su cresta. Iba pensando tristemente que la boda comenzaría sin él. De repente levantó su cabeza y escuchó. Oía un ruido. ¡Sí!, era el choque del agua contra las piedras. Corrió y se encontró con un río.

- Agua, apaga el fuego que no quiso quemar al palo, que no quiso pegar al lobo, que no quiso comer la oveja, que no quiso comer la hierba, que no quiso limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico.

- Lo apagaré si me dices dónde está el gusanito, contestó el agua con su voz cristalina.

-No se, no se, que te lo diga alguien mas listo que yo, dijo el gallo

- ¡Gusano, gusanito! ¿Dónde estás que hoy no te he visto?

- ¡En la barriga del gallo Kirico que va a la boda del tío Perico!, contestó el gusanito.

- Pues por mentiroso, límpiate tú solo el pico. Y el agua siguió río abajo.



Con prisa cruzó el puente el gallo Kirico y desde allí pudo ver a una vaca que estaba pastando en el valle. Hacia allí dirigió sus pasos.

- Vaca, bebe el agua que no quiso apagar el fuego, que no quiso quemar al palo, que no quiso pegar al lobo, que no quiso comer la oveja, que no quiso comer la hierba, que no quiso limpiarme el pico para ir a la boda del tío Perico.

- La beberé si me dices dónde está el gusanito, mugió la vaca.

-No se, no se, que te lo diga alguien mas listo que yo, dijo el gallo

- ¡Gusano, gusanito! ¿Dónde estás que hoy no te he visto?.

- ¡En la barriga del gallo Kirico que va a la boda del tío Perico!, contestó el gusanito.

- Pues por mentiroso, límpiate tú solo el pico. Y la vaca, dándole la espalda, siguió rumiando.



¡Qué desdichado era el gallo! Con su pico sucio no podría ir a la boda del tío Perico. Nadie le ayudaba, andando, andando llego a casa de tío Perico y al intentar pasar por la puerta le dieron para atrás pues no parecía un gallo que pudiera ir a la fiesta, todo despeinado y con el pico lleno de barro.

-Por la puerta de atrás. Le gritaron

Al llegar a la entrada de atrás una mujer gorda vestida de blanco, que era la cocinera agarró a nuestro gallo por el pescuezo y lo mató.Todos en la boda dieron cuenta de un exquisito manjar, el gallo Kirico fue comido en la boda del río perico.



Pero ¿anda dime donde está gusanito? Gusanito está celebrando la boda del tío Perico, pues en la cocina cuando abrieron al gallo para guisarlo nuestro amigo el gusanito se dio cuenta que el gallo Kirico no lo había engañado y que estaba en la boda del tío Perico.


Y colorín colorado este kikiricuento se ha acabado."